.
   

Mensajes

 

PALENCIA

 PARA CRISTO

 
. . . .
. . . .
       
 

 

EL PATITO FEO

 

 

Una campesina puso a una pata a empollar huevos, entre los cuales había un huevo que era diferente. Llegado el tiempo de romper el cascarón, salieron unos patitos muy lindos.

 
 

 

Pero uno de los patitos era diferente y por esta razón su madre y sus hermanos estaban muy disgustados.

  .

.
  .    
 
 
 

Y este patito diferente, sufrió toda clase de desprecio y de rechazo; vivió humillado, solo y sin ninguna comprensión. En su amargura por el rechazo de su familia, un día decidió dejar su casa y marchar tan lejos como pudiera.

 
 

 

Después de caminar mucho por los lagos de la vida, un día se miró en el espejo de un lago donde nadaba,  y vio que era mas grande que sus hermanos y que su porte era mas majestuoso.

 
 

 

Y ese día se dio cuenta que no pertenecía a la familia de los patos, sino a la familia de cisnes, como los que estaba viendo en el lago, pues el huevo de donde salió, pertenecía a esa especie de cisnes. 

 
 
 

Su vida cambió por completo, ya no continuó siendo el patito feo sino un majestuoso cisne.

 
 
 

 

 
   
     
 

Esto es un cuento muy conocido y famoso, una historia de la ficción, pero me recuerda otra historia real que voy a contarte:

 
 

 

Dios creó al hombre y le puso en el huerto del Edén y quiso que fuera feliz y que tuviera gozo y dicha por siempre. Pero Satanás engañó al hombre y le dejó en problemas, dolor, amargura, abocado a la vejez, enfermedad, muerte y condenación eterna.

 
 

 

Y Dios viendo este mal, envió a su Hijo Jesucristo para darnos vida, gozo, esperanza, recuperar lo que se había perdido, deshacer las obras del diablo, darnos salvación eterna.

 
 

 

Es como si Dios nos hizo cisnes, y por el pecado, pasamos a ser un patito feo. Pero Jesucristo nos da la oportunidad de volver a ser un cisne majestuoso.

 
 

 

Jesucristo nos da la posibilidad de nacer a una nueva vida, con una nueva naturaleza divina y para ser una nueva criatura con un destino de gloria eterna.

 
 
 

Jesucristo vino para deshacer las obras del diablo y para recuperar lo que se había perdido.

 
                                                                              
   

"El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo (Jesucristo) he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia". (Juan 10:10)

 
 
 

Por el pecado de Adán, el hombre se hizo esclavo del pecado, pero Cristo vino a darnos libertad y salvación eterna.

 
                                                                              
 

"Así que, como por la trasgresión de uno (Adán) vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno (Jesucristo) vino a todos los hombres la justificación de vida". (Romanos 5: 18)

 

 

 
   

"De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas". (2 Corintios 5: 17)

 

 

"PALENCIA PARA CRISTO"

PALENCIA - ESPAÑA

 

 

 

       
 

"CREE EN EL SEÑOR JESUCRISTO, Y SERÁS SALVO" (La Biblia).  PALENCIA PARA CRISTO - Palencia - España - E-mail: palenciaparacristo@yahoo.es