.
   

Mensajes

 

PALENCIA

 PARA CRISTO

 
. . . .
. . . .
       
 

 

PROPAGACIÓN

 

 

Propagar es hacer que algo se extienda o llegue a sitios distintos de aquel  en que se produce. Extender el conocimiento de algo o la afición a ello. Jesucristo mandó extender el mensaje del evangelio.

 
 

 

Encontramos en la naturaleza un sistema de propagación y dispersión en las plantas que pese a ser bien conocido, no deja de causar admiración.

 
 

 

Las semillas se pueden dispersar tanto a través del viento, como del agua, a través de una gran variedad de especies de animales, desde insectos hasta mamíferos; también por explosión que lanza semillas.

 
 

 

Las plantas han colonizado terrenos nuevos, cruzando el mar para llegar a las islas de formación volcánica, como también se han extendido de otras formas muy diferentes y así llegar a poblar lejanos continentes.

 
 

 

Vamos a fijarnos en el diente de león, taraxacum officinale, planta que abunda en parques y jardines y bien conocida en el campo como en la ciudad.

 
 

 

Después de florecer, produce semillas que vuelan, vuelan, vuelan, pues tienen como alas que hacen que el viento las disperse y lleve lejos.

 
 

 

Un día, sentado en el salón de casa, segundo piso, en Palencia; vi cómo entraba volando por la ventana esta semillita, y pensé que cuánto mas se puede extender la buena semilla que es la palabra de Dios.

 
 

 

Jesucristo nos envía con toda autoridad a predicar las buenas nuevas de salvación, la mayor noticia de la historia, extender y proclamar el mensaje del evangelio hasta lo último de la tierra.

 
 

 

En la Gran Comisión se nos pide el hacer discípulos a todas las naciones enseñándoles que guarden todas las cosas que Jesucristo ha mandado.

 
 

 

Propaga la buena semilla; que la palabra de Dios se extienda y sea predicada y enseñada para que obre en cada criatura el cambio de nacer de nuevo.

 
 

 

Si has conocido la verdad, no vas a poder callarlo, ese bien que has recibido, te gustará y sentirás el deseo de transmitirlo a otros para que también sean salvos y contarás de la grandeza y el amor de Dios.

 
 

 

Evangeliza, gana almas, extiende el mensaje de salvación, las buenas nuevas, propaga la buena semilla, la palabra de Dios que es poderosa para traer a cada vida a Jesucristo, al conocimiento de la verdad.

 
 
 

Haz evangelismo personal, cuéntales a los demás el milagro que Dios ha hecho en tu vida; pídele a Dios que te de amor por las almas no alcanzadas.

 
     
 

"Id, y haced discípulos a todas las naciones"

 
     
 

En esta misma Web y en otras, encontrarás mensajes y tratados que puedes enviar a tus amigos para que conozcan a Jesús el Salvador.

 
 
 

En la Biblia queda bien claro el mandato, de predicar el evangelio, las buenas nuevas, sembrar la semilla que es la palabra de Dios.

 
                                                                              
 

"Y (Jesús) les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado" (Marcos 16: 15-16).

 

 

     
 

"Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina" (2 Timoteo 4: 1-2).

 
 
 

Cumpliendo el mandato de Jesús de predicar, el evangelio pronto se extendió con todo poder.

 
                                                                              
   

"Y crecía la palabra del Señor, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe" (Hechos 6: 7).

 
     
 

"Pero la palabra del Señor crecía y se multiplicaba" (Hechos 12: 24).

 
     
 

"Así crecía y prevalecía poderosamente la palabra del Señor" (Hechos 19: 20).

 
 
 

El evangelizar, da resultados. La palabra que sale de la boca de Dios, no vuelve vacía sino que será prosperada en el fin para el que se envió.

 
                                                                              
   

"Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas" (Hechos 2: 41).

 
     
 

"Pero muchos de los que habían oído la palabra, creyeron; y el número de los varones era como cinco mil" (Hechos 4: 4).

 
     
 

"Así que creyeron muchos de ellos, y mujeres griegas de distinción, y no pocos hombres" (Hechos 17: 12).

 

 

"PALENCIA PARA CRISTO"

PALENCIA - ESPAÑA

 

 

 

       
 

"CREE EN EL SEÑOR JESUCRISTO, Y SERÁS SALVO" (La Biblia).  PALENCIA PARA CRISTO - Palencia - España - E-mail: palenciaparacristo@yahoo.es